Noticias y entrevistas

Joaquín Colorado

Por Pati Blasco

Entrevista a Joaquín Colorado

Joaquin Colorado nos habla de su nuevo manual que se aleja de extensas y farragosas descripciones, acercando a montañeros, escaladores… una serie de técnicas que pueden parecer complejas.

Joaquín Colorado nos habla del nuevo Manual de montañismo, recién publicado por Desnivel. Como buen docente y acostumbrado a sintetizar y aportar conceptos claros y mucha humanidad, en sus seis manuales ha sabido tratarlas de manera asequible para cualquier persona, novel o experta, interesada en profundizar en ellas.

¿Cómo te presentarías para alguien que no te conociera?

Soy alguien que ha tenido el privilegio de hacer de su gran pasión (la montaña y la escalada) su profesión. Mi mayor vocación es formar, tanto a practicantes particulares como a profesionales, así como transmitir experiencias y ayudarles a acumular su propio bagaje.

¿Cuántos manuales relacionados con la escalada y la montaña has escrito?

Soy autor de seis manuales propios, todos publicados por Ediciones Desnivel. Cada uno de ellos me ha llevado entre tres y ocho años de trabajo, hasta que tanto autor como equipo editorial quedamos satisfechos con cada nueva obra. Además, he traducido dos títulos (nivología y parapente) del idioma francés para su versión en lengua española, así como revisor técnico de obras de otros autores.

¿Y qué dirías que aporta nuevo tu Manual de Montañismo?

Siempre que me planteo acometer un nuevo proyecto editorial, he buscado no repetirme sobre la bibliografía relacionada ya existente, y sí detectar lagunas que deberían desarrollarse. Mi motivación se basa en crear áreas de conocimiento que a mi juicio, bien en los manuales de iniciación no se analizan en profundidad, o bien en aquellos muy técnicos o más monográficos no se consideran.

¿A quién va dirigido?

Está especialmente pensado para un amplio y creciente espectro de montañeros, que no practican habitualmente la escalada o el alpinismo, pero que sí les gusta ir más allá de los senderos y aventurarse por enclaves que exigen ejecutar unos procedimientos de seguridad que desconocen. Este libro les ayudará a progresar correctamente sobre crestas, rápeles, ferratas, cuerdas fijas, glaciares y terrenos accidentados; para evolucionar por un entorno más vertical donde necesitamos una cuerda, y saber cómo utilizarla. Vamos a aprovechar determinadas técnicas y excelencias de disciplinas próximas, en beneficio propio; a conocer multitud de recomendaciones y trucos, que muchas veces resultan determinantes para lograr un buen fin, y evitar el accidente. ¡No des un mal paso!

Dedicarte a la docencia ¿te ayuda a la hora de escribir?

Sin duda alguna. Durante mis clases prácticas o de aula, ya sean presenciales u online, para que mis alumnos obtengan un eficaz aprendizaje, me baso en tres claves:

  • Síntesis: separar la “paja del grano”, para ir a lo práctico, a lo que realmente les va a resultar útil para los objetivos previstos.
  • Control del tiempo: soy muy estricto con el cumplimiento de la carga horaria prevista, para evitar pérdida de interés y/o sensación de contenidos no bien preparados.
  • Dinamismo-interacción-contar historias reales: arrancarles sonrisas, provocarles preguntas, pellizcarles en su curiosidad, acaba por tocarles muy adentro.

Estas mismas claves son las que utilizo en mis libros: un estilo directo, sencillo y ameno, donde quiero que el/la lector/a se sienta inmerso entre las páginas que tiene entre sus manos. Para escribir un libro, hay que tener primeramente algo que contar; después tener ganas de contarlo; pero sobre todo ¡SABER CONTARLO!

¿Cómo has ido aprendiendo todas las técnicas y trucos que muestras en el libro?, ¿solo la experiencia vale?

Más allá de la experiencia y del bagaje acumulado durante muchas décadas, otro aspecto muy importante es la actitud: tener capacidad de desaprendizaje, es decir, estar siempre abierto a ser autocrítico, probar, experimentar, disposición para cambiar una forma de hacer cierta maniobra que después de años has descubierto se puede ejecutar de otra forma mejor.
Tampoco es cosa menor considerarte alumno mientras ejerces como profesor: ellos también te enseñan.

¿Crees que la gente que se acerca a la montaña le falta formación?

En principio sí, aunque yo mismo me llevé una sorpresa tras el estudio de causalidad que realicé con motivo de la publicación de Errores en Escalada: casos reales de accidentes e incidentes. En dicho estudio, basado en el análisis exhaustivo de doscientos casos reales, donde el factor humano fue el desencadenante en el 90% de los casos, las conclusiones obtenidas respecto a la conducta humana durante los hechos registrados fueron las siguientes:

· ERROR: relacionado con alguna maniobra técnica (falta de formación, 30 % de los casos).
· DESPISTE: sabemos cómo hacer bien las cosas, pero hace referencia a una falta de atención que ha provocado olvido o fallo (18 %).
· IMPRUDENCIA: cuando una acción u omisión obedece a irresponsabilidad o falta de sensatez; LO HACEMOS MAL, A SABIENDAS (42 %).

Por tanto, la sorpresa fue que solo una tercera parte de los accidentes o incidentes pudieron atribuirse a un error consecuencia de falta de formación. Por el contrario, fue la imprudencia, más vinculada a practicantes con experiencia, la que se acercaba a casi la mitad de los casos analizados. La imprudencia no guarda proporción con los niveles de formación, sino que es carencia instalada, en mayor o menor medida, en la conducta humana, con independencia de cual sea nuestro oficio o aficiones. O lo que es lo mismo: ya somos más o menos imprudentes per se antes de ser montañeros, escaladores, etc. Sin embargo, la prudencia como virtud permite distinguir un acto de valor y coraje frente a uno irresponsable.
Moraleja: no se puede detectar aquello de lo que no estás pendiente. Aprovechemos pues la necesidad de formación, máxima concentración, prudencia etc. que nos exige la práctica de las distintas disciplinas montañeras, para reducir al mínimo nuestros niveles previos de imprudencia, y ¿por qué no? mejorar como personas.

¿Cuál era tu intención al escribir Manual de Montañismo?

Una nueva idea, que como dije antes trabaja un vacío de contenido inédito, y que tanto mis colegas y colaboradores, como muchos de mis lectores y alumnos, han valorado desde el primer momento como de gran utilidad.

Libro relacionado

Bernadette McDonald

NOTICIA ANTERIOR

Los verdaderos héroes del Himalaya. Esta es su historia.